viernes, 17 de octubre de 2014

Hoy leemos: ¿Dónde dormirás pequeña liebre?

Ya sabéis que nos sumergimos cada dos por tres en la Biblioteca. Quien me siga por Instagram o por Facebook también sabrá que guardo lecturas de mi infancia, así que no esperéis "novedades", aunque alguna habrá, claro está ;^). Para mí es importante el cuento en sí, independientemente de los años que tenga el mismo; de hecho, ahí tenemos los clásicos que nunca pasarán y que volverán con nuevas ediciones u otras versiones, pero con el mismo corazón.

Y ¿por qué os digo todo esto?, pues porque aquí traigo otra de las joyitas encontradas en la Biblioteca. Se trata de ¿Dónde dormirás hoy pequeña liebre?, de Sheridan Cain y de Sally Percy. Ediciones Beascoa.

Imagen de la página Edúcate, edúcame
Nos encontramos ante una historia dulce y tierna, donde podremos ver de lo que es capaz una madre por proteger a su cría. A pesar del cansancio, del sueño, hará todo lo que esté en su mano y más, para salvaguardar la integridad y el descanso de su pequeña.

La historia comienza en la noche estrellada, cuando mamá liebre observa a su pequeña durmiendo plácidamente, sobre un mullido lecho de heno (ya sabemos las madres que una de las cosas que más nos gusta es ver dormir a nuestros retoños). Cuando de pronto el topo le advierte que, al amanecer, el granjero cortará la hierba del prado, por lo que deben irse de allí, puesto que correrán peligro. Ahí comienza un ir y venir de mamá liebre, buscando un lugar seguro para ambas, donde su pequeña pueda tener el necesario descanso. La noche irá avanzando, se acercará la salida del sol y mamá liebre ya se encontrará muy cansada  de ir de un lugar a otro y muy preocupada... Finalmente la pequeña liebre, encontrará seguridad y reposo en el mejor lugar que se pueda imaginar.

Ya os adelanto que no os extrañéis si vuestros peques al final del cuento, acaban con un "Ooooohhhhhhhh".


Líder o maestro

Aquí os traigo un nuevo buda en este Viernes de Reflexión y ya que hablábamos el pasado de El buda de la autoridad, ahora nos da las pautas para, en caso de necesitar guías, poder descubrir quién nos puede ayudar.


El buda del liderazgo


"Aquellos que guían a los otros 
a través de medios no violentos, 
y saben lo que es correcto y 
lo que es equivocado, pueden 
ser llamados 'guardianes del dharma'".

Aunque asumamos que la autoridad corrompe, lo cierto es que hay momentos de la existencia en los que uno necesita un faro que le oriente en el camino. Pero ¿qué sucede si, por desconocer cuál es la otra orilla, uno no sabe a qué barquero recurrir?.

Esto sucede especialmente en la adolescencia, pero es una problemática que puede volver a presentarse cuando en nuestra vida se ha producido un cambio dramático: la muerte de un ser querido, la pérdida del trabajo, una enfermedad grave, un cambio de escenario improvisto...


Imagen de la página Inspirulina
En estos casos el budismo recomienda que se acuda a guías que emplean medios no violentos, es decir, que en lugar de hacer uso de su autoridad, nos proporcionen las preguntas adecuadas para que nosotros mismos lleguemos a la solución.

Es el llamado "método socrático". Este tipo de liderazgo es el que nos puede devolver la confianza para retomar nuestra senda bajo una nueva luz.


La no violencia

Mahatma Gandhi fundamentó la desobediencia civil del pueblo de la India en la no-violencia -ahimsa-, y eso por una razón muy clara: estaba convencido de que "los medios impuros siempre desembocan en fines impuros".

Y es que puede resultar tremendamente complicado, porque ¿en quién confías?... Yo añadiría más, porque no tenemos que pensar sólo en una violencia "física", en una violencia manifiesta sobre otras personas, en cuanto a dañar su imagen, por ejemplo... porque esto puede ser bastante obvio. Pero, también se puede dar otro tipo de violencia, por ejemplo, manipularte para que realices actos que no son de tu agrado, de acuerdo a tu forma de pensar, a tu filosofía. Otro ejemplo podría ser: alejarte de las personas a las que quieres, de tu familia y amigos...

Todos estamos realizando nuestro camino y nadie es perfecto al 100% (tal vez así, sería todo demasiado aburrido, jejeje), pero a veces todos ellos tienen algo en común y es un ego muy grande... Huye de ellos.

¡Feliz Fin de Semana!.


Nota: Capítulo sacado del libro "99 maneras de ser FELIZ y 99 recetas budistas para vivir con plenitud" de Gottfried Kerstin.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...