viernes, 11 de abril de 2014

Gota a gota

Este #ViernesdeReflexión me viene al pelo..., casi casi como si a propósito hubiera aparecido este capítulo con este buda para mí. Constancia... ¿sois constantes?.


El buda de la constancia


"El agua que cae gota a 
gota puede llegar a llenar un 
cántaro; el que es sabio está 
lleno del bien incluso si lo 
acumula poco a poco". 


Imagen de G+ Frases Célebres

Con tiempo y constancia, lo blanco acaba venciendo lo duro. Una gota de agua sobre una piedra parece no hacer nada, pero si sigue insistiendo -gota a gota- acabará por perforarla. Lo mismo sucede con la práctica del budismo.

De nada sirve que una persona se aplique un día a la meditación y los buenos pensamientos si luego esa tarea se ve interrumpida. En ese sentido, es mucho más efectivo dedicar quince minutos diarios a cultivar el espíritu, que horas enteras de manera intermitente. El ser humano es duro como la piedra, y necesita un constante goteo de espiritualidad para perforar la prisión en la que vive.

Por lo tanto, antes de acometer un proyecto de crecimiento personal, plantéate si serás capaz de mantener el ritmo un día tras otro. Tal vez sea mejor rebajar las pretensiones pero asegurarte de que no abandonas la práctica. Muchos pequeños pasos... ¡suman un largo trecho!.


Dos pasos al día

Proponte realizar cada día como mínimo una acción positiva para tí y otra para los demás. ¿Has pensado cuántos beneficios puedes haber generado al cabo de un año?.

Pues si, de nada sirve hacer algo si se hace de vez en cuando... No hace mucho tiempo, en una formación, hablábamos de los días necesarios para establecer una rutina. Yo creía recordar que eran 60 días, pero el otro día una compañera me dijo que eran 40 días. La primera vez que se habló sobre el tema, decidí que iba a intentarlo y a anotar en la agenda... si conseguía día tras día llegar al número de días, tendría mi rutina y ya lo haría sin pensar, lo necesitaría, buscaría si o si el momento... Parte se truncó, pero la otra parte no.

Ahora vuelo a ello, ahora tengo que conseguir si o si esa parte truncada; ahora forma parte de mi formación, así que espero ir sumando día tras día para establecer mi rutina.

Me ha calado hondo la frase de "El ser humano es duro como la piedra, y necesita constante goteo de espiritualidad para perforar la prisión en la que vive".. uffff, es para leerla despacio y dejarla ahí en el aire, y pensar en su significado... ahí lo dejo.

Para finalizar, ¿qué os parecen los "dos pasos al día"?... cuantísimo podríamos conseguir con ellos, así, casi sin darnos cuenta... qué buen propósito!!!.


Nota: Capítulo sacado del libro "99 maneras de ser FELIZ y 99 recetas budistas para vivir con plenitud" de Gottfried Kerstin.

viernes, 4 de abril de 2014

Los príncipes azules destiñen

Este cuento lo ví en la Biblioteca reseñado en una de las paredes junto con otros... allí me quedé mirando hacia arriba para leer todos y cada uno de los títulos. Aproveché las nuevas tecnologías e hice alguna que otra foto de los títulos que me llamaron la atención.

En la siguiente visita buscaba aquéllos cuentos y la bibliotecaria me informó de que justo en las estanterías de debajo, podría encontrar algunos (menos mal que lo ponen fácil, jejeje). No me importó que fuera de princesas y que mi peque fuera chico, reconducí la situación porque él quería cuentos de super heroes y no encontramos ninguno... el cuento se vino a casa con nosotros.


Desmontando mitos sobre princesas, príncipes, enamoramientos y perfecciones, nos va reconduciendo a la realidad, a no esperar, a ser uno/a mismo/a, a quererse más que a nadie en el mundo. Tras esto, llega la sorpresa, la imperfección que nos hace felices, que nos acompaña, caminando con nosotros y hacia una misma dirección... 

Teresa Giménez me ha encandilado tanto con su historia y forma de contarla, como con sus ilustraciones llenas de fuerza y color. Una historia contada con gran sensibilidad, que recomiendo a todos los padres de niñas y por supuesto, también de niños ;^D.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...