domingo, 6 de noviembre de 2011

Remedios Naturales: Jarabe de Nabo para la Tos

Con el otoño, el invierno y los cambios de temperatura, comienzan a llegar los primeros resfriados y gripes de una, posible larga temporada. En nuestro caso, ya nos han visitado dos virus y el segundo debe estar muy a gusto en casa, porque le está costando irse. No soy amiga de la medicación por norma y sí lo soy de la prevención y de los remedios naturales. Esto no quiere decir que si llegado un momento es necesario un antibiótico o cualquier otro medicamento no lo acepte, pero todo lo que pueda prevenir o paliar de forma natural, bienvenido sea. También podemos ayudar, con estos remedios, a mejorar o curar más rápidamente un proceso en el que estemos tomando medicación.

Cuando yo era muy pequeña, hacíamos excursiones a la Sierra del Maigmó, donde pasábamos el día con familiares (tíos, primos y demás), comíamos una deliciosa paella hecha a la leña y recogíamos plantas medicinales que después se secaban en casa y servían para algún que otro menester: manzanilla, rabogato (o rabo de gato), cantueso, tomillo, romero, etc. Tengo una anécdota con la curación de heridas: Debo decir que de pequeña era un poco trasto (de algo le tiene que venir a mi hijo) y era raro que mis rodillas no estuvieran con heridas y costras. Mis padres me curaban con infusión de rabo de gato, que tenía la peculiaridad, de cambiar el color de la mercromina que en aquélla época se ponía al finalizar "la cura" de la herida, para ayudar a la cicatrización de la misma. Así que mis rodillas, podían tener un día el color rojo de la mercromina, pero al día siguiente, podían lucir un color verdoso o anaranjado, amarillo, etc. Mis profesoras miraban asustadas y preocupadas y me decían que aquéllas heridas no tenían muy buena pinta y que mis padres me llevaran al médico; mientras yo me reía y le quitaba importancia al asunto diciendo, como la cosa más normal del mundo, que aquéllo era cosa del rabo de gato y que estaba perfectamente ^_^. Creo que éstas fueron las primeras experiencias que recuerdo con las plantas/hierbas medicinales.

Al hilo de los resfriados y los cambios de temperatura, recuerdo un tremendo resfriado en la época de instituto y que no había forma de que pasara. Mi madre me llevó al médico, pero a pesar de tomar lo que me recetó (que no recuerdo que fue), no surtía los efectos esperados y pasadas dos semanas, la cosa no mejoraba mucho. No tenía fiebre, pero el malestar general, de garganta, tos, mocos, etc. no terminaban de desaparecer. Mi padre se fue a la calle un sábado por la mañana diciendo que iba a acabar de una vez por todas con mi resfriado. Me quedé estupefacta sin saber a dónde iba. Cuando volvió llevaba una bolsa con una mezcla de hierbas que había comprado en el mercadillo. Recuerdo que llevaba regaliz y frutos de escaramujo, pero no recuerdo qué más. Lo debía hervir y tomar la infusión. A los pocos días, mi resfriado desapareció y desde entonces me convertí en persona amante de las infusiones por placer y/o por prevención y cura.

En este caso, recojo una receta que mi padre hacía para aliviar la tos inproductiva. Esa tos que no deja descansar y que tampoco ayuda al cuerpo a expectorar. Debo decir que se trata de un "jarabe" ciertamente rico y dulce y que a pesar de poder causar alguna sonrisa o risa por lo de "jarabe de nabo", jejejejeje, me ha resultado muy útil en innumerables ocasiones.

Se cogen uno o dos nabos más o menos grandes, me cortan a trocitos pequeñitos, como si estuviéramos picando cebolla para rehogar o algo más grande. Se echa todo el nabo cortado en un vaso y en función de la cantidad que tengamos en el vaso, echamos una o dos cucharadas soperas de azúcar (si es moreno, mejor). Se tapa el vaso y se deja macerar. Se irá haciendo un jugo o jarabe que es el que se debe tomar, volcando un poco el vaso para coger con una cuchara sopera y sin necesidad de vaciar, dejando de esta forma, que siga macerando y produciendo jugo. Esta "mezcla" puede servirnos un par de día más o menos, pudiendo volver a echar un poco más de azúcar. Después se deberá eliminar y volver a hacer "Jarabe de Nabo".









10 comentarios:

  1. ¡Gracias! Mi niño tiene ahora esa tos, que está entre seca y expectorante, pero no saca nada de mocos, así que poco hace y no estaba dándole nada, pq como fiebre no tiene...Me lo apunto y mañana iré a comprar nabp!

    ResponderEliminar
  2. Y con miel no serviría?
    Yo para los mocos hago lo mismo pero con cebolla picada y miel, y va de milagro!! Pero aunque me está resultando fabulosa con mocos los ataques de tos parece que no acaban de irse. Probaré porque además acabo de recoger los primeros nabos del huerto.
    ¡Gracias!
    No conocía este blog pero me da que me pasaré más de una vez.

    ResponderEliminar
  3. Hola Ness:
    Yo estoy compaginando ambos remedios, el de nabos y el de Higos secos y de momento tose mucho menos y está moviendo mucosidad, cosa que antes no hacía.

    Hola Farah:
    No sé si serviría con miel... pero lo que hace el azúcar es ayudar a que el nabo vaya soltando mucho más el jugo. En cuanto al remedio con cebolla, tengo uno pendiente de subir con cebolla roja y toda ayuda desde luego, es poca; es cuestión de probar y a unos les gustará más una cosa y/o les irá mejor otra.

    ¡Gracias a las dos por vuestros comentarios! y espero que ayuden a mejorar y se vayan pronto los virus.

    ResponderEliminar
  4. me parece que es una tonteria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece muy respetable tu opinión, con no probarlo si no te convence, es más que suficiente.

      Gracias y saludos!.

      Eliminar
    2. La verdad que estos remedios para la tos son muy buenos deberias probarlos y recuerda que en ocasiones para tratar la tos es mejor un remedio casero que uno que te recete tu medico

      Eliminar
    3. Hay alguna edad para darles este. Remedio a nuestro niños

      Eliminar
    4. Hay alguna edad para darles este. Remedio a nuestro niños

      Eliminar
    5. Hay alguna edad para darles este. Remedio a nuestro niños

      Eliminar
  5. Con esto espero poder aliviar la tos de mis peques, que sufren mucho en estás epocas invernales y realmente es complicado conseguir otros remedios como los que usan cuachalalate u otras plantas poco comunes

    ResponderEliminar

¡Gracias por pasarte!. ¡Gracias por tus palabras! :).

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...